Tiramisú

RECETA DEL TIRAMISÚ

El tiramisú es uno de los postres más agradecidos, pues siempre se consigue un postre sabroso y rico, pero si realmente queremos alcanzar la perfección tendremos que esforzarnos un poco más.

La receta que aquí os presento, ha sido diseñada tras varias pruebas y finalmente ha sido la seleccionada para formar parte de nuestra carta, en los Sabores de Miguel.

Aquí está la tabla con los ingredientes necesarios y sus cantidades:

CANTIDADES INGREDIENTES
200g Cacao en polvo
20cl Café expreso
500g Queso mascarpone
200g Azúcar
500g Nata
3uni Yemas huevo
2uni Claras de huevo
30uni Bizcochos de soletilla
20cl Amaretto o tu licor favorito

 

ELABORACIÓN:

Primero mezclamos todo el café con 40 gramos de azúcar y la mitad del licor, y lo reservamos.

A continuación vamos a preparar un sabayón o sambayón. Vamos a coger la otra mitad del licor, las yemas y 40gramos de azúcar y lo mezclaremos de la siguiente manera: primero juntamos el azúcar y las yemas y las batimos con una varilla manual. A continuación ponemos esta mezcla al baño maría y le agregamos el licor poco a poco, en 3 veces. Seguimos batiendo hasta que emulsione, momento en el que se pondrá casi blanco y doblará el tamaño. Lo dejamos reposar.

Posteriormente montamos la nata a punto de nieve. A parte, hacemos lo mismo con las claras. Y por su parte, el mascarpone lo dejamos atemperar.

Mezclamos el sabayón con el mascarpone atemperado y después lo juntamos con las elaboraciones anteriores de la nata y las claras, a las que le añadimos el azúcar restante.

Homogenizamos con cuidado, porque un exceso de movimiento haría que se cortara la nata y las claras.

En un recipiente ponemos una ligera capa de esta elaboración. Encima colocaremos otra capa (segunda) de soletillas bañadas en la mezcla del café. Después cubriremos con otra buena capa (tercera) de la elaboración anterior. Volveremos a hacer otro piso de soletillas bañadas en el café, (cuarta capa), y por último pondremos encima la parte restante de la masa (quinta capa).

Terminaremos espolvoreando el cacao en polvo por la superficie. Es conveniente reservar un poco de cacao por el momento de la presentación.

Dejamos que repose unas tres horas en la nevera y “pronto” para comer.

 

 

Dejar un comentario